jueves, 28 de mayo de 2009

Las Ruinas de Ingapirca


Las ruinas de Ingapirca constituyen el lugar más importante dejado por la ocupación Inca en Ecuador. Este importante centro arqueológico cuenta con piedras perfectamente talladas y unidas con mortero natural.

De estructura elíptica, este Templo del Sol sirvió para la realización de ceremonias y rituales de la cultura Cañari-Inca. También tuvo fines estratégico-militares. Las ruinas están integradas por un cementerio, observatorios solares, caminos, depósitos, aposentos de sacerdotes y una plaza indígena, entre otros.

Los incas impusieron en Ingapirca, como en todos los centros ceremoniales y administrativos, sus técnicas y sistemas constructivos provenientes de Cuzco. Arquitectos estatales con mano de obra local, garantizaban la dirección y ejecución, siempre teniendo en cuenta la política teocrática estatal y la funcionalidad jerárquica del lugar.

Según las evidencias, todas las edificaciones de Ingapirca tuvieron paredes de piedra cortada, completadas en su parte alta con adobe; su techumbre a dos aguas con una fuerte caída (50- 55º), tenía una estructura de madera, carrizo, amarrados con cabuya y su cubierta con paja de páramo.

Las ruinas de los recintos habitacionales y los palacios más importantes debieron ser enlucidos, mientras las bodegas que no exigían mayor estética podían tener la piedra vista. El templo elíptico de Ingapirca, por su alta jerarquía religiosa, al ser el templo del sol, evidencia el uso de sillares almohadillados al más puro estilo cuzqueño imperial. Las paredes de todos los palacios estaban adornadas con hornacinas y puertas trapezoidales, testimonios que todavía quedan en uno de los recintos del Akllahuasi y del templo de Ingapirca.

Algunas de las zonas más destacadas son:

Castillo de Ingapirca
Ubicado en lo alto de una colina es una de las más importantes muestras de la arquitectura Inca. Esta construcción data de la época de Huayna Cápac. Comprende una elipse, aposentos, patios, bodegas y baños. Se cree que Ingapirca no fue sólo una fortaleza, sino también un centro administrativo y religioso porque allí se realizaban las ceremonias para adorar al sol.

Adoratorio
Es el centro del complejo arqueológico y sus paredes tienen una elevación máxima de menos de cuatro metros. Su estructura es sumamente sólida y de forma elíptica. Tanto la puerta como las hornacinas ubicadas en las paredes, tienen forma trapezoidal, y los bloques de piedras talladas están yuxtapuestas sin necesidad de ningún tipo de amalgama.

Aposentos
Ubicados a un lado del adoratorio, probablemente estaban acondicionados para los sacerdotes y sus ritos, porque uno de los muros posee una gran cantidad de hornacinas.

Museo Arqueológico
Junto a la zona arqueológica, el Museo exhibe una maqueta explicativa de Ingapirca y una importante muestra de diversos objetos hallados durantes las excavaciones que demuestran la presencia de las culturas Cañari e Inca. Se puede apreciar muestras de textilería, cerámicas y joyas.

0 comentarios:

Publicar un comentario