miércoles, 10 de junio de 2015

CASCADA DE PEGUCHE

A tan sólo cinco minutos de la ciudad de Otavalo, se encuentra la comunidad de Peguche en donde un salto de agua de 18 m da como nombre al lugar turístico la Cascada de Peguche, formada por las aguas del mismo nombre que provienen del Lago San Pablo. 

Con un maravilloso sendero de eucaliptos, el visitante podrá disfrutar del contacto con la naturaleza. Es un hermoso sitio ritual y espiritual, donde sus habitantes una noche antes de las vísperas Inti Raymi acuden a las aguas de la cascada para un baño sagrado con la finalidad de prepararse espiritualmente y celebrar las fiestas que duran algunos días.

Es considerado un lugar sagrado en la cultura de los pueblos de Otavalo porque una característica de los indígenas es su relación con el medio natural, especialmente las montañas, el agua, los árboles, respecto a quienes se conserva un cúmulo de significados que inspiraron e inspiran cuentos, mitos y leyendas y ritos.

La leyenda principal que guarda la Cascada de Peguche, es que en su interior existe una paila de oro custodiada por dos perros negros y a un costado de la misma sentado el diablo con un plato de arena, que es intercambiado por la paila de oro y a diario va desechando poco a poco la arena y cuando se termina se lleva el alma.

0 comentarios:

Publicar un comentario